Historia

El Colegio Virgen del Carmen es un ser vivo inteligente, dotado de cuerpo y alma, y que ha desplegado una trayectoria vital de 58 años de historia. Un ser vivo con un digno pasado, un presente estimulante y un esperanzador futuro.

Una historia floreciente

Nuestro colegio, como cualquier hijo deseado, nace del amor de una comunidad de frailes carmelitas de Córdoba que desearon  plasmar su misión apostólica en el servicio a las familias cordobesas, brindándoles la posibilidad de elegir una educación integral y cristiana bajo el ideario de San Juan de la Cruz y Santa Teresa.

Si se me permite continuar con la metáfora, no fue una gestación fácil. A los obstáculos materiales, principalmente económicos, hubo que añadir la fuerza de la inercia  que, tantas veces, nos impide elegir caminos diferentes a los recorridos habitualmente. En 1948, el Provincial de los Carmelitas Descalzos de Andalucía autoriza la construcción del colegio, pero han de pasar cuatro años para que el General de la Orden permita a la comunidad cordobesa realizar un importante cambio en sus actividades apostólicas adentrándose así por el camino menos transitado.

El feliz alumbramiento se produce el 3 de octubre del año 52, fecha de inauguración del Colegio Virgen del Carmen, acto de gran repercusión social en nuestra ciudad. Las primeras clases se imparten la mañana del 5 de octubre de 1952 con alumnos de 1ª y 2ª Enseñanza hasta 4º de Bachillerato.

De aquellos primeros años, perdura la estructura del edificio, el campo de deportes y la piscina (entonces alberca), pero sobre todo perdura el Ideario, principio de amor y razón fundamental por la que nació nuestro colegio.

De un primer y único edificio de dos plantas que albergaba todas las etapas educativas del momento, se pasó a la construcción de una 3ª planta lo que permitió acoger alumnos para cursar el Bachillerato Superior. Hace 20 años, en pleno auge de la etapa de Infantil (entonces Preescolar) se habilitó un  edificio anexo, correspondiente a los bajos del convento para ubicar definitivamente a un alumnado que, ya en aquella época, sobrepasaba con creces las plazas ofertadas. Al igual que nuestra propia niñez, esos años correspondientes a la infancia de nuestro colegio, se contemplan hoy en instantáneas grises donde aparecen, irreconocibles, algunos de los profesionales más encumbrados de nuestra ciudad y algún que otro compañero. Estos primeros años  forjaron y fortalecieron un arriesgado proyecto inicial que, con el paso del tiempo, ha dado lugar a una realidad presente, con un color diferente.

Un presente esperanzado

Si he de hablar de nuestra realidad, es preciso referirnos a un presente sólido, en sus estructuras físicas y educativas;  dinámico, en su espíritu de formación y mejora continua;  comprometido, con su Ideario y con los valores sociales; experimentado, con cuatro leyes de educación aplicadas en sus aulas; joven, en su apuesta por la innovación, las nuevas tecnologías y la inserción en el entorno europeo; y por supuesto, fiel al Ideario que nutre y da sentido a nuestra labor.

Una privilegiada ubicación en el centro de la capital y un entorno próximo de creciente demografía, nos permiten ofertar tres líneas educativas en Infantil y Primaria, cuatro en Secundaria y Bachillerato, más un aula específica de plurideficientes inaugurada en el curso 2010-11.

Nuestro compromiso con las familias nos ha llevado a ofertar:

  • Aula matinal, aula de mediodía, comedor escolar, librería propia y actividades extraescolares que permiten conciliar la vida familiar y laboral.

Nuestra apuesta por la innovación, las NNTT y la inserción europea se plasma en:

  • Una progresiva adecuación de espacios TIC para la actividad docente y gestión del centro, implantación de metodologías de aprendizaje cooperativo, educación por proyectos, proyectos específicos y multidisciplinares, oferta de tres lenguas europeas e  intercambio con  alumnos de esta comunidad.

El compromiso con la educación integral de nuestros alumnos nos lleva a ofrecerles:

  • Una firme apuesta por el deporte de arraigada tradición en nuestro Centro, traducida en escuelas y asociación deportivas, instalaciones cubiertas, al aire libre y piscina.
  • Aulas específicas para la docencia de determinadas áreas: Psicomotrocidad, Música, Plástica, Tecnología y laboratorios de Ciencias, Física e Idiomas.
  • Espacios para el estudio y el ocio: Biblioteca, patio de recreo con campos de fútbol y baloncesto y una gran zona ajardinada donde es posible impartir clase al aire libre y celebrar diferentes eventos.

Estas dotaciones, conseguidas con el esfuerzo y la determinación de los carmelitas cordobeses, suponen un privilegio para cualquier educador y conforman el cuerpo de nuestro colegio, un cuerpo joven y bien preparado para afrontar los actuales retos.

Sin embargo, no somos solo un arquetipo de belleza funcional aplicado a la educación, poseemos un motor que nos impulsa, un alma que nos recuerda lo que somos y la misión que hemos de cumplir. El alma de nuestro colegio lo constituyen los 1.500 alumnos que, desde Infantil a Bachillerato, frecuentan a diario nuestras aulas y, especialmente, los niños de nuestra aula de Educación Especial, diferentes en su cuerpo y en su mente pero iguales en el amor que nos hace compartir un Ideario y un proyecto educativo.

Por todos ellos, un equipo de 103 profesionales, docentes y no docentes, asume a diario su compromiso con la educación, con la sociedad y con su propia realización personal. El profesorado de nuestro colegio, consciente de la responsabilidad heredada, se encuentra inmerso en un proceso de mejora continua y de formación permanente que nos sitúa en un lugar destacado dentro del panorama de la educación cordobesa. Contamos con una plantilla donde la juventud es la tónica general y  la experiencia se considera un valor y una herramienta de buenas prácticas.

También somos alma y motor y luchamos para dar continuidad y calidad a la genialidad de aquella comunidad de frailes carmelitas de rostros grises. También hemos contribuido a que su proyecto luzca hoy con los mejores colores.

Educamos para el futuro

Nuestro colegio, desde su más tierna infancia, ha demostrado poseer una inteligencia adaptativa que le ha permitido perdurar con éxito en el tiempo. Hoy no basta adaptarse al cambio, es preciso anticiparlo para poder gestionarlo de la mejor manera posible adecuándolo  a nuestros propios intereses. Siguiendo esta filosofía,  nuestro centro decidió, hace 8 años, dar los primeros pasos hacia un modelo de gestión más en consonancia con las empresas actuales y con las exigencias que dictaban una competitividad creciente en todos los sectores, incluida la educación. Hoy, tras varios años de formación de todo el claustro, disponemos de un sistema de gestión de calidad que nos permite seguir situados entre los mejores colegios de nuestra ciudad.

Los proyectos de futuro van ligados a las líneas estratégicas que tenemos marcadas hasta el 2014 y buscan que el centro sea una Escuela TIC, que ayude al aprendizaje y la comunicación,  con la incorporación de recursos informáticos en todas las aulas del centro. Buscamos seguir profundizando en conseguir un espacio plurilingüe en nuestro centro, tanto en la enseñanza de los idiomas como en las iniciativas culturales y sociales. Caminamos igualmente hacia un nuevo modelo de escuela cooperativa e innovadora para la cual estamos desarrollando un programa ambicioso de formación del profesorado. Y por último, estamos empeñados en ir renovando la infraestructura del centro para adecuarlo a los desafíos de la educación en la sociedad actual con la mejora de las instalaciones deportivas.

El Colegio VIRGEN DEL CARMEN situado en la  calle Alonso el Sabio, 14 (Córdoba), es un  centro fundado por la Orden de los Carmelitas Descalzos de Andalucía (España) en 1954 para ofrecer una educación integral, desde el carisma teresiano-sanjuanista, a los niños y jóvenes de Córdoba. Con nuestra labor intentamos acompañar y ayudar en el difícil proceso de convertirse en persona, promoviendo valores que lleven a la participación efectiva en el desarrollo de la sociedad, desde la creatividad, la participación, el espíritu crítico y la transcendencia.

Para ello hemos diseñado nuestra oferta educativa englobando todo el sistema educativo obligatorio con las siguientes unidades: 18 unidades de Educación Primaria y 16 unidades de Educación Secundaria, con Concierto pleno. Igualmente ofertamos 9 unidades de Educación Infantil, también con concierto pleno y por último, 8 unidades de Bachillerato que funcionan en régimen privado.

El CVC se encuentra en la zona oeste de la ciudad, ocupando un lugar estratégico por la cercanía al centro de la ciudad. En los últimos años se ha producido un aumento de la demografía de la zona por la construcción de viviendas y el incremento de familias jóvenes, clientes potenciales del colegio. Existen cinco colegios cercanos al CVC, de los cuales cuatro son públicos y uno de ellos concertado. El ideario, oferta educativa e instalaciones son el elemento fundamental de diferenciación del CVC en el entorno.

En la actualidad  tenemos en la actualidad matriculados 1500 alumnos.